Economía, Filosofía, Literatura

Maravillosa Anarquía

Mark Helprin, actualmente mi escritor preferido, detalló en su obra Winter’s Tale:

Nada es al azar, ni nada lo será, ya sea una larga serie de días azules que comienzan y terminan en una penumbra de oro, los actos políticos más aparentemente caóticos, el surgimiento de una gran ciudad, […] la distribución de la fortuna, a qué hora se levanta el lechero, la posición del electrón, o la ocurrencia de un sorprendente invierno frío seguido de otro. Incluso los electrones, supuestamente los parangones de la imprevisibilidad, son pequeñas criaturas dóciles y serviles que se precipitan en torno a la velocidad de la luz, yendo precisamente a donde se supone que deben ir.

Y, sin embargo, hay una maravillosa anarquía en la que el lechero elige cuándo levantarse, la rata escoge el túnel en el que se sumergirá cuando el metro llegue apresurado por la pista de Borough Hall, y el copo de nieve cae en un específico lugar según su voluntad. ¿Cómo puede ser esto? Si no hay nada al azar, y todo está predeterminado, ¿cómo puede haber libre albedrío? La respuesta es simple. Nada está predeterminado.

¿Acaso nuestras vidas están predestinadas a seguir cierto camino, o somos como las hojas de los árboles que se lleva el viento a un indeterminado paradero? Helprin respondió a esta pregunta en dos párrafos que han cambiado mi percepción de muchas de las cosas que creía tener resueltas; nada está predeterminado. Nuestras constantes decisiones son las que marcan los eventos de nuestro tan cercano futuro por una simple razón: tenemos la libertad para hacerlo. Tenemos la libertad de equivocarnos, de fallar, de elegir nuestra mejor alternativa, o de rendirnos en el intento. Tenemos la libertad de escoger a dónde queremos ir, quién queremos ser, y sobre todo, qué queremos creer. Tal vez una característica inherente de tomar decisiones involucra creer en ellas. Tener fe no puede ser un evento independiente de una decisión, porque al esperar hacer algo, automáticamente pretendemos que se cumpla. Es en nuestra libertad de elegir donde nace la fe; y aunque cada quien crea con diferente intensidad en diferentes quimeras, estamos unidos por una convicción que lo que logra es tranquilizarnos y hacernos comprender que lo que esperamos, se va a cumplir.

Según Deirdre McCloskey en The Bourgeois Virtues, “la función de la fe no es reducir el misterio a una claridad racional, sino integrar lo desconocido y lo conocido en una completa totalidad” (p. 153). Aquí es importante denotar una diferencia importante de términos: la esperanza es la “confianza en que ocurrirá o se logrará lo que se desea”, mientras que la fe es “creer en algo sin necesidad de que haya sido confirmado por la experiencia o la razón, o demostrado por la ciencia” (Word Reference en línea). Basándome en estas definiciones, podría decirse que la esperanza anhela por algo concreto y podría ser bien representada por la que posee un empresario o un emprendedor. Ellos optan por creer que lo que esperan, se logrará. Después de todo, ¿cuál sería el propósito de ingeniarse planes, hacer inversiones de esfuerzo y dinero, y de arriesgarse a ser creativos si no se espera como resultado una materialización de todas esas ideas? Los contratos sociales que se hacen en los lugares de trabajo no están firmados más que por pura confianza y  esperanza de que ambas partes cumplan con sus requerimientos. Algunos códigos sociales, la lealtad, el honor e incluso el mismo surgimiento del intercambio se dieron en base a un sistema de confianza que no podía ser reducido a una mera predicción calculada. La esperanza tiene miras en algo concreto y específico y es una virtud de todo emprendedor que espere ver un sueño cumplido. En el ambiente empresarial existe mucha incertidumbre y factores externos que no siempre están bajo el control de las personas, es por eso que este componente resulta esencial para atreverse a incursionar en algo que no es 100% certero.

Tener fe, en mi opinión, tiene más relación con lo trascendental. Es creer en algo de lo que no se tiene ningún tipo de idea o certeza. Este término no es excluyente para los empresarios, pues por experiencia propia puedo decir que muchos agricultores, por ejemplo, confían con los ojos cerrados. Angus Buchan, en Faith like Potatoes, dijo: “Todos hemos aprendido lecciones valiosas de este cultivo.[1] El Señor nos mostró la importancia de caminar por la fe, y no por la vista, de confiar en él incondicionalmente y nunca darse por vencido.” Tanto el mundo de la agricultura, como el de los negocios, involucran creer en lo que no se puede ver. Por lo tanto, quizá no haya mayor diferencia entre una o la otra. Tanto los creyentes religiosos como los fervientes empresarios están unidos por algo: una fe que sostiene sus proyectos y que los guía a tomar decisiones que no pueden calcularse con números.

Al final, lo importante no es definir si estamos movidos por fe o por esperanza. Lo relevante es creer en algo que no siempre pueda verse, porque después de todo, eso es la vida: un conjunto indeterminado de exquisitos eventos sin precedente que se alteran según nuestras propias, y libres decisiones; una maravillosa anarquía. Ante tanta incertidumbre, solo puedo concluir que tal vez, después de todo, sí sea relevante creer; ya sea con esperanza, o con fe, pero creer…


[1] Este filme es una historia real que narra la historia de un agricultor de origen irlandés que en medio de agitación política y problemas de racismo, viaja con su familia para iniciar una vida mejor en Sudáfrica. Frente a retos cada vez más difíciles, otras dificultades y  confusión personal, Angus pronto se descompone en una vida consumida por la ira, el miedo y la destrucción. Sus experiencias lo hará creer en algo más grande, y como las papas, lo guiarán hacia una fe sustancial.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s