Uncategorized

Sofía

Sofía llegó a este mundo como una de las primeras creaciones de Dios. De hecho, ella estuvo con Él cuando comenzó a fundarse la tierra. Creció en un pasado lejano, cuando aún no había océanos, ni montañas, ni tierra en los campos. Las palabras de Sofía han sido siempre sinceras; en ellas no se encuentra nada malo ni perverso. Ocupa la mayor parte de su tiempo acompañando a Dios en sus proyectos más simples, y en los más ambiciosos. Cuando Dios comenzó a trazar las primeras líneas del cielo, las nubes y las estrellas, Sofía estuvo allí. Su presencia fue el principio de las primeras grandes creaciones del mundo: el cielo, la tierra, la luz, los mares, la vegetación, el día y la noche, las estrellas… el hombre. Sofía estuvo allí cuando se condensaban las nubes en lo alto, y se hizo cargo de señalar al mar su límite para que las aguas no rebasaran sus orillas. Sofía posee consejo, inteligencia, competencia y poder. Además es incansablemente emprendedora. Su luz salpica a los creadores de grandes inventos, los escritores de memorables libros, los actores de significativas obras, y los precursores de grandes ideas… Desde muy joven, Sofía descubrió el arte de la reflexión, y permanentemente busca conocimientos profundos a través de su constante esfuerzo y experiencia. Sofía escribe poemas; encuentra patrones en los comportamientos de variables; explica teorías económicas, científicas y matemáticas; crea música; es una excelente oradora; y una excepcional maestra. Cada vez que Sofía dice algo, la inteligencia levanta su voz. Sofía vive con prudencia. Sus palabras son claras para quien tiene conocimiento, y siempre está disponible para quienes la quieran encontrar.

Sofía está para quienes la buscan, y puede estar en cualquier parte. Muchos la encuentran cuando la vida les presenta situaciones irreversibles que a simple vista son difíciles de comprender. Es en esos momentos de desesperanza -cuando uno realmente se cuestiona por el significado y el propósito de su vida-, cuando las reflexiones se vuelven auténticas compañeras. Sofía nació con una duda. El momento en que el hombre comenzó a cuestionar las situaciones más elementales y a la vez, las más complejas, fue el momento en que ella comenzó a crecer. Sus palabras se esconden tanto en el aliento de los sabios, como en la inocencia de los niños. Ronda persistentemente en las conversaciones de los jóvenes dispuestos a aprender. Sofía nunca se agota cuando existe esfuerzo por cultivarla. Sus delicadas manos de porcelana suelen ser una guía infalible en momentos de duda; y su profunda mirada habla mucho sin decir nada.

*Sofía aparecen en los Capítulos 1,2,3,4, 8 y 9 del libro de Proverbios. El libro fue escrito por varios autores durante los siglos X al VI a.C. Entre ellos, el rey Salomón (a quien se le atribuye la obra por ser el sabio por excelencia de Israel).

Anuncios
Estándar

One thought on “Sofía

  1. martina dice:

    No hay palabras palabras para calificar la belleza de este articulo y la “SABIDURÍA” del mismo. Orgullosa de ti, con amor, mama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s