Economía

El discurso económico es una antigua leyenda

La clase de macroeconomía de hoy comenzó con una introducción a BB King, un famoso compositor de jazz y blues, y el sexto mejor guitarrista de todos los tiempos. Luego de ver el video de una de sus canciones titulada “Inflation Blues” (ver la letra aquí), se abrió la discusión de lo que podría ser el segundo mito en la macroeconomía… El compositor expone con sus propias palabras lo que para él significa la inflación, y más adelante versa por una solución al problema.

Now you take that paper dollar

It’s only that in name

The way that buck has shrunk

It’s a lowdown dirty shame

Probablemente sea mucho más fácil para alguien definir la inflación con una canción como la de BB King, que como un “aumento general y sostenido de los precios”. Al seguir escuchando con atención la letra, la definición inflacionaria parece correcta, pero lo que él plantea como una posible solución al problema contiene un grave error desde sus bases. En clase se presentaron otros ejemplos de las distintas formas en las que el discurso político y económico está tomando forma en los últimos años. Lo cierto es que la discusión dejó de ser sobre el mensaje, y pasó a ser sobre el medio. Videos de todo tipo de género musical, columnas satíricas, programas de televisión sarcásticos… El contenido pasó a ser parte de un segundo plano y la forma de exponerlo es hoy en día más importante que nunca. Lo primero que recordé en torno a este debate fue la famosa obra por Marshall McLuhan, “El medio es el masaje“. Según el filósofo y educador, las sociedades siempre han sido moldeadas más por la índole de los medios con que se comunican los hombres que por el contenido mismo de la comunicación. Aunque para muchos no es algo demasiado importante, parece que es necesario involucrarse en formas más activas de comunicar un mensaje, especialmente los economistas, que tienen en sus manos alternativas viables para solucionar los problemas actuales.  El discurso de Keynes en su momento, o el de Paul Krugman hoy en día, es lo que la gente ha preferido escuchar de la misma forma en la que un niño tiene como favorita a la tía que le ofrece caramelos, y no a la tía que le dice que haga el deber. ¿Cómo entonces, transmitir un mensaje que en un principio no va a ser fácil de escuchar ni de seguir? ¿Cómo comunicarle al mundo que los grandes resultados requieren de grandes sacrificios, y que las soluciones rápidas y a corto plazo provocan desastres mayores después de cierto tiempo? ¿Qué medio usar para transmitir un mensaje potente, capaz de cambiar el rumbo político, económico y social de un país? ¿Cómo hacer que las personas escuchen lo que no quieren oír? ¿Y cómo explicar algo complejo a alguien que está más dispuesto a escuchar algo simple?

Impresión de dinero

El discurso económico actual es el mismo de los años treintas y los errores que se cometen hoy son un reflejo de los que se cometieron en tiempos de la Gran Depresión. ¿Por qué es tan difícil que las personas acepten el cambio, cuando mucho de lo mismo sigue sin funcionar…?

Inflation Blues:

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s