Pensamientos al aire

José

Se me han ido apilando los temas de los que no he escrito, todos retazos de memorias que quisiera mantener intocables. En desorden, con todo y las impiedades del tiempo y el olvido, me propongo escribir ahora esta corta experiencia de vida. De música. De inspiración. Aunque no es una crónica detallada, sí es un intento desesperado por mantener intacto el significado de un recuerdo.

Me presentaron a José González hace 9 años. Nunca antes lo había visto pero lo escuchaba casi a diario. ¿Qué aprendí de él desde esa primera vez? Aprendí que la música es un bandera contra el olvido. Una esencia permanente. Un hilo conductor de recuerdos. José González se volvió un himno y un despertar. Un recordatorio permanente de la vida, de la amistad, de los detalles. Aunque la música siempre había sido parte importante en mi recorrido por la vida, José le agregó un valor adicional: le agregó significado. Su música un libro abierto, las palabras un diccionario.

Cuando por fin pude verlo en vivo hace apenas un mes, todo cobró un significado todavía más importante. Ir a un concierto de José González  no fue nada difícil. Fue algo más o menos así: el lugar, Café Mozart, en Austin. Mis dos mejores amigos y yo nos reunimos en Austin para hablar de nuestros planes de crecimiento como empresa. Nuestro propio retiro para agarrar nuevas fuerzas y trazar nuevos caminos. Después de descartar la posibilidad de verlo en ACL, Isa sugirió: “Vayamos a alguno de los conciertos de su tour. Sólo escojamos la ciudad”. Revisamos las ciudades más cercas de Austin en las fechas más cercanas, y después de algunos descartes lo decidimos: nos íbamos para Oklahoma. Unos días después emprendimos camino. Manejamos seis horas, sólo parando para disfrutar el aire de los molinos de viento a media carretera. Esos desaforados gigantes que se imponían presuntuosos en medio del pasto y las nubes.

Llegamos a la ciudad justo a tiempo. Era un nueve de Octubre. Sin saber, nuestro hotel quedaba enfrente del lugar donde José iba a tocar. No dividimos para registrar el cuarto y hacer la cola en el Performance Lab. Entramos. Nos escabullimos al frente del escenario, luchando por hacer pequeños espacios en medio de la gente desprevenida. En poco tiempo, estábamos hasta el frente. Había repetido ese trayecto en mi cabeza tantas veces, imaginando que sería mucho más complicado. Pero el lugar era pequeño, habíamos llegado a tiempo, y la emoción de ver a José por fin en vivo y a todo color pudo más que la timidez y la introversión.

No podía de la emoción. José no sólo significaba música. También significaba recuerdos. Significaba transiciones. Significaba la vida misma y las vueltas que da en nueve años. Pronto, una sombra apareció del extremo izquierdo del escenario. Esto por fin era real…

  • Crosses
  • What Will
  • Hand on your Heart
  • Every Age
  • Walking Lightly
  • The Forest
  • Let it carry you
  • Leaf Off
  • Killing for Love
  • Home (Barbarossa)
  • Teardrop
  • With the Ink of a Ghost
  • Heartbeats
  • Line of Fire
  • Deadweight on Velveteen
  • Down the Line

JG

 

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s